El proceso para hacer oración contemplativa

La vida de oración se desarrolla igual que la vida humana misma.

Primero el niño adopta oraciones pre-formuladas: El Padrenuestro, el Dios te salve, María  y  otras. Llamamos a esto oración oral.

El joven se cuestiona sobre su vida y busca respuestas. A este estado corresponden las oraciones mentales : consideraciones en torno a la Biblia, reflexiones, exámenes de conciencia o revisiones de vida.

Si el crecimiento espiritual se da junto al de los demás aspectos humanos surge gradualmente la oración afectiva. Al orar, discurrimos con Dios libremente sobre nuestros problemas y le confiamos nuestros pensamientos más recónditos. Esto incluye la rebelión y el descontento frente a Dios , de igual manera que el agradecimiento y el amor. Todos los altibajos de la vida interior se expresan en la oración.

Melloni en oración

Si este intercambio evoluciona vendrá un momento en que los diversos sentimientos se van armonizando en un sentido y con una orientación. Algunos lo denominan entrega, otros amor o fe. La contemplación amorosa de Dios  es el estar sin palabras, en la actitud de total entrega en la presencia de Dios.

Esto es la  contemplación propiamente dicha, gracia pura.

En: Franz Jalics (1998). Ejercicios de Contemplación. Introducción a la vida contemplativa y a la invocación de Jesús. Salamanca, España: Ed. Sígueme